Volver a la página Principal | Volver a El Poder de Las Piedras

EL GRANATE
Piedra de la fe, la constancia y la verdad

El granate se conoce desde hace miles de años antes de nuestra era. Lo encontramos en los escritos bíblicos bajo el nombre de " carbunculus " o carbunclo. En los tiempos de Plinio, todas las gemas brillantes de tonos rojizos se nombraban así.

El nombre granate viene del latín "granatus" , que significa "grano" y era considerado como la piedra de la fe, de la constancia y de la verdad.

El comercio del granate fue muy importante en Cártago (Túnez) a principios de la era romana.

Se creía que el granate tenía grandes virtudes curativas. En polvo, era utilizado como cataplasma para reducir la fiebre.

Como amuleto, era preciado por los viajeros por su protección de la salud, del honor y se creía que aliviaba a su propietario de muchos males, así como lo protegía de diversos peligros que podía encontrar a lo largo del viaje.

La historia del granate se remonta a la Edad del Bronce (hace más de 5.000 años), época en la que esta piedra preciosa era muy popular entre los artesanos. Según las mitologías cristiana y judía, cuando la cólera divina nubló la tierra con tormentas ensordecedoras e interminable lluvia durante el Diluvio Universal, un granate rojo resplandeciente indicó el camino a Noé, dirigiendo finalmente su arca hacia la salvación.

El granate fue utilizado en Asia y en el suroeste de Estados Unidos como balas de fusil, pues tenía la reputación de aumentar la ferocidad de las heridas infligidas.

El granate es la piedra del nacimiento del mes de enero.

Las variedades propuestas en el mercado son el almandino, el piropo en la rodolita. El granate almandino es minado principalmente en Sri Lanka, Mozambique, la India, Madagascar, Brasil, Alaska y Las variedades propuestas en el mercado son el almandino, el piropo y la rodolita.