Volver a la página Principal | Volver a El Poder de Las Piedras

EL ÓPALO
Piedra de los nacidos en octubre

El juego de colores observado en el ópalo es causado por la difracción de la luz que pasa a través de partículas esféricas transparentes de crisobalita, una forma de silicio, y del vacío entre las partículas. Estas partículas microscópicas tienen un diámetro de aproximadamente 1/10000 de milímetro.

El ángulo de la luz difractada varía con la propagación rectilínea de las ondas, por lo que sólo los colores espectrales puros pueden ser observados.

El nombre de ópalo viene del latín "opalus" y del griego "opalios"; esta palabra viene a su vez del sánscrito "upala", que significa piedra preciosa.

El arqueólogo Louis Leakey encontró un adorno corporal de hace 6000 años en una caverna en Kenia.

Los antiguos griegos le atribuían el don de predecir el porvenir. Para los romanos el ópalo simbolizaba la pureza y la esperanza y creían que esta piedra protegía contra las epidemias. Para los pueblos de Asia, el ópalo simbolizaba la verdad.

Los antiguos árabes estaban convencidos de que esta piedra venía del paraíso y que adquiría su juego de colores con los relámpagos.

En la Edad Media, se pensaba que el ópalo era benéfico para la vista y algunas personas creían incluso que podía hacer a su portador invisible.

Napoleón I obsequió a Josefina un ópalo llamado "el incendio de Troya" debido a su pronunciado juego de colores.

En el siglo XIX, un rumor originado por el cuento " Ana de Geirstein " de Walter Scott designaba al ópalo portador de mala suerte, lo que nubló su popularidad. Sin embargo, grandes personalidades como la reina Victoria o la actriz francesa Sarah Bernardt se encargaron de devolverle su valor.

El ópalo se clasifica en tres tipos de color de materia que soporta el juego de colores. Estos son : el ópalo negro, el blanco y el transparente.

Existen varias subclasificaciones que resultan de la calidad y de la repartición de las manchas de color. Los más famosos son el arlequín, el flash, el flama y el "puntitos".

Algunos tipos de ópalo no presentan un juego de colores. Entre éstos se encuentran la mayor parte de los anaranjados, conocidos también como ópalos de fuego, una variedad verde conocida como ópalo prasio y una variedad azul encontrada en Perú.

Debido al proceso de sedimentación que resulta de la concentración de gel de silicio de antiguos mares evaporados, el ópalo contiene aun una cantidad de agua que representa entre el 3 y el 10 % del peso total de la piedra. Es la razón por la que debe ser protegido del calor o de la luz intensa, ya que podrían ocasionar la evaporación del agua y crear así diversas fracturas.

Los ultrasonidos, ácidos o solventes potentes deben también ser evitados.

El ópalo es con la turmalina la piedra del mes de octubre.